La impresión 3D, una gran ayuda para resolver casos de reconstrucción forense

No es la primera vez que oímos hablar sobre la impresión 3D aplicada a la reconstrucción forense. Así fue, por ejemplo, en el caso de la famosa australopitecus Luci, cuya investigación develó importante hallazgos arqueológicos. Pues bien, ahora puede ser de ayuda también en casos policiales, empleándose para la identificación de cadáveres.

Un caso sin resolver

El caso que hoy nos ocupa se sitúa en EEUU, en Ohio, donde el procurador general Mike DeWine y la Oficina del condado de Greene, han publicado recientemente las imágenes de la cabeza y el rostro de una mujer reconstruidos gracias a la impresión 3D, cuyos restos óseos fueron encontrados este verano en dicho condado.

Las autoridades descubrieron sus restos en el bosque de Spring Valley, cerca de Dayton, y calcularon que llevaba allí entre 3 meses y un año antes de hallados.

La policía cree que es una mujer de raza caucásica, de entre 20 y 50 años de edad y que medía entre 1,55 y 1,67 metros de altura. Son los únicos datos que se tienen respecto al caso.

La única prueba que se tenía hasta ahora fue unos pantalones rosados a rayas que se hallaron junto a los restos en el lugar del crimen. No había nada más que pudiera ayudar en la identificación del cuerpo.

Ni en los registros de ADN, ni dentales, ni de tatuajes se encontró ninguna respuesta, por lo que sólo quedó la vía de la reconstrucción facial de la persona para intentar ayudar a los investigadores.

Era el primer caso en Ohio que requería del uso de tecnología forense especializada.

Los detectives encargados del caso recurrieron a la Oficina de Investigación Criminal (BCI) después de que otras pistas, incluso el ADN (como ya hemos comentado) no arrojaran ninguna luz sobre el caso, después de más de 7 meses desde el hallazgo de la mujer.

Impresión 3D para reconstrucción forense

De esta forma, la única forma para poder continuar con la investigación era recurrir a la reconstrucción 3D. Para ello, el BCI se asoció con la Universidad Estatal de Ohio, que empleó una impresora 3D con el fin de elaborar el modelo de cráneo de la mujer encontrada.

Samantha Molnar, analista artística forense y de inteligencia criminal del BCI, hizo una tomografía computerizada del cráneo en un hospital cercano y luego la llevó a la Digital Union de OSU, donde se dan servicios de impresión 3D gratuita, a parte de otros servicios tecnológicos de estudio.

La impresora tardó 72 horas en imprimir el cráneo y se hizo en 3 partes: parte alta, parte media y parte baja de la calavera. Para imprimirla se usó la Makerbot Replicator y filamento PLA.

La impresión 3D resultante tenía una precisión de 0,1 mm, por lo que la fidelidad con respecto al cráneo real era asombrosa. Entonces Samantha Molnar solo tubo que unir las piezas.

Para ello usó simple superglue y, a continuación, unas bolas de algodón para poner los globos oculares y rellenar con arcilla los músculos faciales, comenzando así a dar forma al rostro de la desconocida y, según sus palabras, “leyendo el cráneo” para poder darle vida.

Para este último proceso se necesitan conocimientos artísticos para poder moldear con sus propias manos al rostro y darle vida. Creando un modelo lo suficientemente realista como para mostrar finalmente un rostro real.

Molnar asegura que es un trabajo muy emotivo ya que trabaja con casos de personas desaparecidas no identificadas a los que quiere dar un rostro reconocible para que pueda ser identificado.

Según declaraciones del propio Mike DeWine: “Esta mujer era la hija de alguien, la familia de alguien, la amiga de alguien y merece ser identificada.”

Ahora tenemos su cara, y esperemos que de esta forma podamos pronto determinar su nombre. Nuestra esperanza es que este rostro le resulte familiar a alguien para poder devolverle así su identidad”.

La oficina de DeWine ha publicado un vídeo en el que se puede ver todo el proceso y que os mostramos a continuación:

Como podemos ver, la impresión 3D puede ser de gran ayuda en casos policiales donde otras tecnologías como el ADN no pueden utilizarse o no son de ayuda a la hora de identificar restos humanos, lo que puede usarse para dar solución a muchos casos sin resolver.

[optinform]
2018-07-09T15:07:24+00:00

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor acepte nuestra política de cookies mas información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar