El futuro del mantenimiento industrial con impresión 3D

El mercado del mantenimiento industrial es uno de los sectores en los que se estima que la impresión 3D tendrá un mayor impacto en un futuro próximo. En artículos anteriores ya analizamos los usos actuales de la fabricación aditiva para los repuestos.

 

¿Cómo será el futuro de este sector?

Según datos de la consultora PWC se estima que en 5 años el 85% de los suministradores de piezas de repuesto habrán incorporado la fabricación aditiva en su negocio como método complementario de fabricación, permitiendo suprimir de su almacenaje repuestos obsoletos que rara vez son reclamados por sus clientes y que conllevan unicamente un gasto en logística y almacenaje, además de permitir mayor velocidad a la hora de responder al cliente que reclama piezas menos comunes de lo habitual.

Se terminó el almacenar piezas de repuesto para realizar reparaciones rápidas, hoy día ya es posible reducir el stock de piezas y el espacio de almacenaje al mínimo gracias a la digitalización y a la fabricación aditiva.

¿Cómo funciona la impresión 3D para los repuestos industriales?

El funcionamiento es mucho más simple de lo que puede parecer, únicamente necesitaremos el archivo digital de la pieza que deseamos reponer y en cuestión de horas podemos tener un repuesto de similares características utilizando cualquier impresora 3D que nos permita imprimir en el material que deseamos.

Hoy día la gran mayoría de nuevos desarrollos se realizan mediante software 3D que nos permite exportar directamente a un formato capaz de ser reconocido por la totalidad de equipos de impresión 3d.

En el caso de piezas más antiguas, de las cuales no se dispone del archivo 3D, será necesario un modelado de la misma desde cero o bien realizar un escaneado digital de las piezas que nos permitirá obtener un archivo preparado para imprimir.

Existen un gran número de escaneres 3D que permiten realizar esta función orientados a mantenimiento industrial, aunque antes de lanzarnos a elegir el escaner que necesitamos debemos tener muy claras nuestras necesidades y la precisión que esperamos obtener con ese digitalizado, consultando siempre con un servicio independiente de las marcas.

 

Fuente: creaform-metrology.com

Con estas técnicas es posible la creación de un repositorio digital de piezas que nos permitirá de forma sencilla la reproducción de cualquier repuesto para mantenimiento industrial que necesitemos. Otra de las ventajas de tener un repositorio digital de piezas será la posibilidad de mejora continua que este permite, ya que los ingenieros y diseñadores pueden realizar modificaciones sobre diseños ya existentes, optimizando su forma, propiedades mecánicas, peso o gasto de material.

 

Elección del material

Quizás el problema principal con el que nos podemos encontrar a la hora de fabricar nuestro repuesto sea la compatibilidad entre los materiales y tecnologías disponibles con impresión 3D y el material original en el que estaba fabricada la pieza.

 

Fuente: all3dp.com

Cada día salen al mercado nuevos materiales materiales optimizados para fabricación aditiva, siendo posible imprimir en un amplio rango de materiales que van desde termoplásticos más usados como ABS, PET, TPU o Nylon hasta varias aleaciones de diferentes metales como Acero inoxidable, titanio o aluminio.

Este amplio rango de materiales bastará para el 90% de los repuestos que necesitemos de forma rápida, pudiendo incluso utilizar un material provisional para el repuesto mientras recibimos la pieza final, evitando de este modo una parada en la producción con la consiguiente perdida económica que implica.

 

¿Fabricar o externalizar la producción?

Uno de los factores que influye en muchos fabricantes o clientes de repuestos industriales a la hora de plantearse la creación de piezas mediante fabricación aditiva es el coste de adquisición de un equipo de impresión 3D y su amortización.

Fuente: 3dhubs.com

Para tomar esta decisión será necesario un estudio detallado de costes de fabricación contra los costes de compra de esa misma pieza, tarea difícil si no conocemos todos los costes de adquisición, mantenimiento y amortización del propio equipo, de modo que podamos tener una idea fiable de cuanto tiempo tardaremos en amortizar el equipo o si por contra es mejor externalizar el servicio a alguno de los servicios de impresión 3D que podemos encontrar en el mercado.

En próximos artículos iremos concretando necesidades específicas de cada sector y como la fabricación aditiva puede solucionar los problemas de piezas de repuesto que tengan.

 

¿Te gustaría recibir en tu correo más artículos como éste y estar al día de las noticias más relevantes sobre impresión 3D?


Suscríbete

Recibe en primicia las últimas noticias en impresión 3D

2018-10-05T10:39:43+00:00

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.