Os hacemos un breve resumen de las noticias más destacadas de esta última semana, para estar al día de las últimas novedades sobre el desarrollo de esta tecnología. En posteriores publicaciones iremos profundizando sobre algunas de estas últimas noticias.

Impresión de casas en cuestión de horas.

En un artículo de investigación publicado esta semana por Science Robotics, el Laboratorio Mediated Matter del MIT describe un nuevo método de impresión 3D para la construcción de grandes estructuras en un tiempo récord. La construcción del habitáculo que se muestra en el siguiente video consiguieron llevarla a cabo en menos de 14 horas:

¿Sueñan las impresoras de FDM con cohetes de plástico?

El MIT Rocket Team logró también propulsar el primer cohete fabricado únicamente en plástico con una impresora de escritorio, el cual resistió una primera ignición manteniendo íntegra su estructura. Este avance podría abrir nuevas líneas de investigación para aligerar aún más el peso de los cohetes y lograr reducir la cantidad de metal necesario, contribuyendo como consecuencia a un mayor abaratamiento de los costes.

 

Hacia la bioimpresión en 3D de órganos funcionales

3D Systems anuncia un acuerdo de colaboración con United Therapeutics para desarrollar órganos aptos para el trasplante en humanos. En primer lugar, centrarán la investigación en las posibilidades de la medicina regenerativa en pulmones, combinando la experiencia en impresión 3D con el trasplante.

Por otro lado, un grupo de investigadores de la Universidad de Binghamton, en New York, ha iniciado un proyecto para llevar a cabo la bioimpresión de un páncreas en 3D a partir de células madre, con el objetivo de desarrollar una cura para la diabetes del tipo 1.

 

¿Y si eliminamos la gravedad de la ecuación?

Fruto de la colaboración entre el fabricante de muebles Steelcase y el Laboratorio de Autoensamblaje del MIT, se ha desarrollado una nueva técnica de impresión en 3D cuyos resultados están resultando de lo más sorprendentes. Con el objetivo de reducir al máximo la velocidad de impresión y al mismo tiempo aumentar tanto la escala como la calidad del producto acabado, han creado un sistema basado en la inyección de material dentro de un recipiente lleno de un gel de suspensión diseñado para anular el efecto de la gravedad dentro del mismo.

Para demostrar su potencial, en la feria ‘Milan Design Week’ de diseño, imprimieron en tan sólo 28 minutos la parte superior de una mesa de centro, elaborada con un diseño muy complejo. Mediante las técnicas habituales de impresión 3D utilizadas hasta ahora, el proceso de fabricación del mismo objeto habría sido de 50 horas aproximadamente.

Y así es como funciona esta técnica, bautizada como Rapid Liquid Printing:

 

La impresión 3D de cristal ya es posible

Investigadores del Instituto Tecnológico de Karlsruhe han desarrollado un método para imprimir con gran precisión objetos de vidrio en 3D.

Este nuevo proceso se basa en la mezcla de nanopartículas de vidrio de cuarzo con una pequeña cantidad de polímero líquido. La mezcla se cura luego en determinados puntos mediante luz ultravioleta usando estereolitografía.

 

Nueva competencia en el centro de Europa

La empresa de ingeniería alemana Thyssenkrupp ha revelado que tiene planificada la apertura de su propia instalación de impresión en 3D para finales de este año. Thyssenkrupp es un conglomerado multinacional, dividido en 670 filiales alrededor de todo el mundo. Actualmente es uno de los productores de acero más grandes del mundo. El centro de impresión en 3D, que tiene ya programada su inauguración para septiembre aunque aún se desconoce cuál será su localización exacta, producirá piezas de metal y plástico utilizando la última tecnología de impresión 3D para sus clientes.

Este movimiento se plantea como un intento de posicionarse como competencia directa en Europa de General Electric respecto al desarrollo de las nuevas tecnologías de impresión 3D de metal, principalmente.

 

Una impresora 3D de metal… de escritorio

Desktop Metal ha presentado su primera línea de impresoras de metal de escritorio mediante la técnica de sinterización por microondas. Esta técnica permite a las impresoras fusionar metales y aleaciones para crear estructuras con una amplia gama de materiales como el acero, el titanio, el aluminio y el cobre.

Si bien hay un interés especial en las impresoras de metal, en la práctica tienen algunas dificultades de producción debido principalmente a las temperaturas extremas que se requieren para poder imprimir las piezas. Debido al elevado punto de fusión de la mayoría de los metales, los fabricantes no han podido hasta ahora producir impresoras de escritorio capaces de manejar piezas metálicas. Este tamaño de escritorio es lo que hace que esta versión de estudio sea tan interesante.

¿Te gustaría recibir en tu correo más artículos como éste y estar al día de otras noticias sobre impresión 3D?
Suscripción
Recibe todos los artículos en tu correo electrónico
Nosotros respetamos tu privacidad